domingo, 13 de julio de 2014

Mundial 2014: Angela Merkel ante el triunfo de Alemania + fotos y reseña

1) "Alemania entierra a Messi". Alemania cambia la historia y conquista su cuarta Copa del Mundo
El gol de Götze en el minuto 113 da el triunfo a los germanos, que se convierten en el primer equipo europeo que se proclama campeón en América (Sigue la reseña).

2) La cancillera alemana: Tensión, susto y alegría... así vivió la final Merkel (sigue con las fotos)


VENCE A ARGENTINA EN LA PRÓRROGA (1-0)
Alemania entierra a Messi

GUILLERMO DOMÍNGUEZ 12
El gol de Götze en el minuto 113 da el triunfo a los germanos, que se convierten en el primer equipo europeo que se proclama campeón en América.


GUILLERMO DOMÍNGUEZ  2014-07-13
Después de 84 años de historia de los mundiales, al fin un equipo europeo se ha proclamado campeón en suelo americano. Y no es otro que Alemania, el que mejor juego ha realizado en este Mundial de Brasil 2014. La selección de Joachim Löw se ha impuesto a Argentina en una final rácana -a excepción de los primeros 45 minutos-, con más intensidad y emoción que fútbol, para conquistar su cuarta Copa del Mundo tras las de Suiza'54, Alemania'74 e Italia'90.

Ha sido la quinta final de un Mundial que se ha decidido en la prórroga. Como España hace cuatro años ante Holanda, también Alemania inclinaba la balanza a su favor en la segunda parte del tiempo extra. El 11 de julio 2010, en Johannesburgo, fue Iniesta quien batió a Stekelenburg. En el minuto 116. Y ahora, este 13 de julio de 2014 en el mítico Maracaná, ha sido Mario Götze quien superaba a Sergio Romero en el 113' después de una gran jugada de Schurrle por la banda izquierda.

A Alemania le quedó el último resuello para superar a una Argentina pobre en juego, que se dedicó a dar más patadas que otra cosa, para volver a ganar el Mundial 24 años después, resarciéndose así de la oportunidad perdida que tuvo hace doce años en Corea y Japón, cuando fue superada por la selección brasileña de Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho... Un equipo dirigido curiosamente por Luiz Felipe Scolari, el mismo que ha llevado a la deriva a la actual Canarinha, que claramente ha fracaso en su Mundial.

Di María no jugó; Khedira, baja de última hora
Tras todas las parafernalias de la ceremonia de clausura, después de que Carles Puyol y Gisele Bundchen entregaran la Copa del Mundo que hasta entonces obraba en poder de España, echó a rodar el balón en Maracaná con algunos nombres propios en cada equipo: en Argentina el gran ausente fue Di María, que finalmente no pudo superar su lesión en la pierna derecha; en Alemania, Khedira fue baja de última hora al lesionarse en el calentamiento previo. Su lugar en el once lo ocupó Martin Kramer. Otro protagonista en la Mannschaft, Miroslav Klose. A sus 36 años, el delantero de la Lazio era titular en la final de un Mundial. El máximo goleador de la historia de los mundiales con 16 tantos. Increíble lo de este delantero de ascendencia polaco, de nuevo rompiendo barreras.

Fiel al guión previsto, Alemania tuvo la pelota, pero le faltaba chispa en los últimos metros. Argentina, con más corazón que otra cosa, daba el susto con sus oportunidades al contragolpe. Fue curiosamente la Albiceleste la que tuvo las mejores oportunidades en la primera mitad. Especialmente clara la que tuvo Higuaín en el ecuador de ese primer tiempo, cuando no supo aprovechar un regalo de Toni Kroos. El centrocampista del Bayern, cuyo futuro puede estar en el Real Madrid, cedió mal la pelota con la cabeza y se la dejó franca al Pipita, pero el delantero del Nápoles remató francamente mal y perdonó el 0-1 ante Neuer.

Nueve minutos después, el delantero nacido en Brest vio cómo Nicola Rizzoli le anulaba correctamente un gol por claro fuera de juego. Alemania era la que tenía la pelota, aunque apenas generaba peligro. La cosa tampoco cambió demasiado con la entrada al campo de André Schurrle, en lugar del lesionado Kramer, y fue el propio extremo del Chelsea quien puso a prueba a Romero en la recta final de la primera parte. Más clara fue la ocasión que tuvo Howedes en la última jugada de la primera parte al estrellar en el palo un remate de cabeza, a la salida del córner, aunque la acción quedaría invalidada por fuera de juego de un Thomas Müller que no pudo brillar a lo largo de la noche.

Quien también estuvo apagado fue Leo Messi, como a lo largo de todo el Mundial. El barcelonista ha puesto fin de la peor forma posible a la peor temporada de su carrera. Pareció dar algún que otro arreón el 10 de la Albiceleste en momentos determinados, especialmente en la primera parte, pero su partido acabaría siendo bastante gris, como el de muchos de sus compañeros.

Muy poco fútbol tras el descanso
Así se ponía fin a una primera parte vistosa y entretenida, aunque el juego pegó un bajón considerable a la vuelta de vestuarios, en la que el Kun Agüero entró por Lavezzi, que había sido uno de los mejores en el primer acto. Muy poquito fútbol en la segunda mitad de una final -la tercera de la historia que ha enfrentado a alemanes con argentinos tras las de México'86 e Italia'90- con emoción pero sin apenas ocasiones. Lo intentó primero Messi y luego puso la réplica Müller, justo antes de que Higuaín diera el susto al quedar tendido tras un encontronazo con Neuer en su salida, en una acción que recordó a la de Harald Schumacher con Battiston en el Mundial de España.

Los dos equipos iban con las fuerzas cada vez más justas, aunque a Löw y Sabella les costó reaccionar con los cambios: el técnico germano acabaría dando entrada a Götze, mientras que el argentino, que no seguirá en el cargo después del torneo, metió en el campo a Rodrigo Palacio y Gago para tratar de sorprender con la velocidad, en el caso del primero, e intentar mantener el control en el centro del campo, en el del exmadridista.

El fútbol seguía brillando por su ausencia e inexorablemente se llegaba a la prórroga después de la falta de ocasiones. Lo que sí hubo fueron bastantes patadas. Entre ellas las de un Javier Mascherano que, después de haber visto una amarilla, siguió repartiendo estopa sobre el verde y anduvo jugando con fuego, buscándose una segunda cartulina que le perdonó Rizzoli en más de una ocasión.

Y al final llegó el zarpazo de Schurrle y Götze, bien entrada la segunda parte, con la jugada que acabaría decidiendo el Mundial: después de un buen cambio de ritmo por la izquierda, el futbolista del Chelsea sirvió un medido balón al primer palo. Y ahí apareció Götze, algo más fresco que los demás, para controlar la pelota con el pecho y sorprender a Romero con un bonito remate cruzado con la zurda sin bajar la pelota. Un golazo que vale una Copa del Mundo, la cuarta para Alemania en su historia y la primera que conquista un equipo europeo en suelo sudamericano. Por fin se ha podido cambiar la historia y romper la maldición en el Nuevo Continente.
Ficha técnica

Alemania, 1: Neuer; Lahm, Boateng, Hummels, Höwedes; Kramer (Schurrle, m.32), Schweinsteiger; Müller, Kroos, Özil (Mertesacker, m.120); y Klose (Götze, m.88)
Argentina, 0: Romero; Zabaleta, Garay, Demichelis, Rojo; Biglia, Mascherano; Lavezzi (Agüero, m.46), Messi, Enzo Pérez (Gago, m.86); e Higuaín (Palacio, m.77)

Gol: 1-0: m.113: Götze
Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los alemanes Schweinsteiger y Höwedes y a los argentinos Mascherano y Agüero.
Incidencias: Final de la vigésima Copa del Mundo de fútbol disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro ante 74.738 espectadores. 23 grados centígrados y 65 por ciento de humedad al comienzo del partido

No hay comentarios: